x

Estonia

Hungary (Lab)

Italy

Latvia

Lithuania

Luxemburg

Poland (Lab)

Portugal (Lab)

Romania (Lab)

Spain (Lab)

Switzerland (Lab)

Turkey (Lab)

Albania

Bosnia & Herzegovina

Croatia

Denmark

Egypt

Kosovo

Macedonia

Montenegro

Serbia

Slovenia

Sweden

Ukraine

United Kingdom

Blog

Hoy hablaremos de una nueva investigación llevada a cabo en la Universidad Duke, en Durham, Carolina del Norte. La doctora Joanne Kurtzberg dirige un estudio clínico para el tratamiento de niños con trastorno del espectro autista. Se utiliza sangre del cordón umbilical autóloga y alogénica. La doctora Kurtzberg es profesora en el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Duke y directora científica del Programa de Terapia Celular Clínica. Este estudio clínico esta demostrando que la infusión en estos pacientes con sus propias células de sangre del cordón umbilical pueden ofrecer a nivel neural, en el cerebro, protección, reparación de las células nerviosas y reducción del proceso inflamatorio que está asociado con este desorden. 

Según la información que publica la Universidad Duke, las células se inyectan por vía intravenosa. La mayoría de ellas se filtran de la sangre por los pulmones, el bazo y el hígado, y las células restantes se enfrentan a la barrera hematoencefálica. La cantidad de células que pueden llegar al cerebro es algo clave para el éxito de la terapia. Pero no son las células por sí mismas las que generan su acción. Lo hacen los productos de su maquinaria interior, unas sustancias llamadas citoquinas. Se estima que entre 2020 y 2021 se va a obtener la aprobación de la FDA. Así, este ensayo clínico pasará a ser una terapía convencional. Esta podrá estar abierta a ser realizada de acuerdo a la regulación de cada país en diferentes unidades de terapias celulares.

 

En cuanto al autismo: ¿qué es exactamente?

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una disfunción neurológica crónica. Los comportamientos de autismo más comunes son el deterioro de la comunicación social, las conductas repetitivas y las actividades e intereses restringidos. Pueden existir diferencias muy significativas según el grado de gravedad, forma y edad de aparición de cada uno de los criterios. Existen diferentes categorías diagnósticas. A pesar de las clasificaciones, cada caso de TEA es único. Los investigadores no saben con certeza cuál es la causa exacta de estos trastornos. Aparentemente, se deben a factores genéticos o hereditarios. Pero también pueden producirse por problemas prenatales o por otros factores no genéticos.

El autismo se conoce como un “trastorno del desarrollo” porque generalmente los síntomas aparecen durante los primeros dos años de vida. Actualmente hay multitud de tratamientos disponibles. Estos pueden dividirse principalmente en: enfoques en torno al comportamiento y la comunicación, enfoques en torno a la alimentación, medicamentos, medicina complementaria y alternativa y terapias celulares con células madre de cordón umbilical.

 

Fuente: Infobae, a 21 de Septiembre de 2020.